Munir corona su recorrido con una genialidad y el Barcelona estrena el palmarés del torneo | UEFA Youth League

barça1

0-3 | El Barcelona de los tres puntas se hizo con la primera edición de la Copa de Europa juvenil. Después de que la iniciaran 32 equipos, dos históricos alcanzaron la final, que estuvo igualada y la definió el talento y el acierto de los atacantes azulgranas. El Benfica no tuvo suerte y desaprovechó hasta un penalti. Munir puso la rúbrica con un gol imborrable desde su propio campo. La UEFA Youth League se despide pero deja buenas sensaciones de cara al futuro. | Foto: MUNDODEPORTIVO.com

El Benfica arrancó con personalidad y solidez en campo contrario. Saltó espoleado por la gran victoria del pasado viernes, por su hambre y por el apoyo de la gran mayoría de hinchas benfiquistas que abarrotaron las gradas del Colovray de Nyon. El Barcelona, en esos primeros minutos, trató de no ofuscarse y buscar una vía de escape a ese buen planteamiento. No le fue sencillo. Al final, el oxígeno llegó por un hueco del ala derecha, y Adama Traoré no fue el primer portador.

Munir El Haddadi, un delantero de magníficas cualidades para arrancar desde más atrás, caer a los costados e incluso pivotar, se asomó por ese lado, encaró a su marcador y buscó la línea de fondo a base de habilidad y algunos trompicones. Cuando parecía ya mentira que el balón no hubiese superado la línea, contó con cierta complacencia de Nuno Santos, improvisado marcador, y miró hacia la portería. Probó fortuna, pero su intentona la repelió Graça. El despeje, eso sí, lo recogió Tarín, que logró embocar y adelantar al Barcelona tras un fuerte arranque de los lusos.

El partido de Munir

Munir empezaba a escribir su historia en esta final. Una historia con recorrido, que se inició en el mismo comienzo de la competición. Así que esta nueva creación de la UEFA va a llevar ya siempre de forma inexorable su nombre unido al del chico de El Escorial. Un futbolista de calle, zurdo e imprevisible. Con el nueve a la espalda, muchas veces poco ortodoxo, con la cabeza agachada. En otras ocasiones, capaz de gestos solo al alcance de los mejores delanteros. En esa mezcla del estilo puro de barrio con detalles de alta escuela está su gran valor, porque impredecible es el adjetivo que los mejores atacantes querrían para sí.

De todos modos, y aunque Munir ya había dejado su sello, el Benfica pudo igualar la contienda a los doce. Un penalti claro como evitable, el que concedió Godswill al zancadillear la progresión de Rochinha por la izquierda. Lo fue a lanzar el potente Romario Baldé, que no estuvo en las semifinales, pero la ansiedad de todo el equipo y la de él mismo se fue a estrellar al larguero, como suele ocurrir en otras situaciones similares. El Benfica no iba a perder esta final por falta de cualidades y de talentos, tal vez la iba a perder por exceso de ímpetu, ese sobrepeso de la auto exigencia.

El filamento de oxígeno por el que respiraba el juego del Barça, a falta de control en la medular, iba a comenzar a mostrar paulatinamente a su mejor exponente: Adama Traoré. Aquel que provoca los suspiros de la grada cuando arranca. Y la mejor evidencia de ello se presentó en el 33. Nadie lo pudo parar. Arrancó, se marchó de todos y frenó. Todo lo anterior no serviría de nada de no ser capaz de anclarse en el césped de esa forma, levantar la cabeza y ceder atrás a un compañero. Él lo hizo y por eso el juego de ataque es un compendio en el que también se recogen este tipo de acciones que desatascan partidos. La fuerza bien empleada es digna de alabanza.

Un Barça de delanteros

Y claro, después estaba Munir para concretarlo todo, con un remate académico, prueba de su variedad. Fue otro duro golpe para el Benfica, que en cuanto a juego colectivo es posible que estuviera siendo mejor, pero irónicamente este Barcelona cuenta con sus piezas más destacadas en las puntas, así que no tiene la imperiosa necesidad de acumular posesión en el medio.

De los tres que forman en el centro, Kaptoum es un jugador más clarividente en lo técnico que Enguene y Ortega. Sin embargo, los dos últimos son más sacrificados para el juego. Kaptoum hace una función de interior en la que no siempre ofrece continuidad al fútbol de elaboración, al menos no de forma constante. La zona clave en el juego del Barcelona, allí donde se marca el estilo, en esta ocasión se ve algo opacada por el potencial de sus atacantes, algo que se notó aún más en la final, frente a un buen bloque y con la entrada  en el once de Mohamed El Ouriachi, el fino zurdo que jugó muy pegado a la izquierda, y que con su elegante cambio de ritmo sirvió en alguna ocasión de contrapeso a la banda contraria.

En la reanudación los papeles quedaron aún más marcados, en esa especie de volteo al argumento habitual. El Barcelona jugó a aprovechar los errores del rival y el Benfica tiró de coraje. Y no lo hizo mal, pero no anduvo con la suficiente calma en los últimos metros, como ya se percibió en la primera parte. Nuno Santos dejó detalles, Romario tiró de potencia y Rochinha se fue diluyendo. El que dio una lección de atraer a su defensor (casi siempre Godswill) y después recortarlo hacia adentro fue Gonçalo Guedes, pero ninguno de sus postreros disparos fue del todo certero.

El enérgico e incansable Estrela tuvo la mejor en el 53 tras un buen centro de Nuno Santos, con un remate a bocajarro con el que incluso la mayoría de aficionados del Benfica, que dieron un gran colorido a la grada, cantó como gol. Pero igual que el pasado viernes no fue el día del Real Madrid, esta vez el Benfica pudo sufrir en sus carnes esa sensación de que nada podía ir a mejor. Aun así, no decayeron; por falta de esfuerzo no fue.

El gol de Pelé

El Barcelona pudo matar a la contra. El propio Munir tuvo un mano a mano en el 77 que no resolvió bien ante Graça. Definió abajo, cuando tal vez la mejor opción –curiosamente, Munir suele recurrir a elevar la pelota por encima del portero–  era otra que le fuese más familiar. Pero la lección demostró tenerla bien aprendida cuando dio lustre a la final, su final, y a la primera edición del torneo.

A lo largo del año suelen verse un buen puñado de goles de golpeos desde el propio campo. Cada vez son más habituales. El primero de ellos (no fue el primero, pero ya hace un tiempo de eso), como tantas veces se ha contado, fue de Pelé, y no entró. Pero al haberlo intentado el personaje en cuestión y en un escenario tan mítico como fue México 70 quedó para la posteridad como muestra del ingenio de un jugador de leyenda.

En el 87, con la final decidida, Munir vio al portero adelantado, y desde una posición similar a la del astro brasileño ante la antigua Checoslovaquia urdió su momento. Ya tenía claro lo que iba a hacer. Para disimular miró a un costado como aparentando una intención de pase, pero rápidamente armó la pierna y mandó ese globo magnífico al que Graça apenas pudo acompañar con la mirada y una lánguida carrera. El de Pelé se fue cerca del palo; el de Munir lo lamió y entró.

Fue la definitiva confirmación de un delantero diferente y que está llamado, si no abandona esa ilusión, a seguir dando lustre a otras finales en el buen futuro que le espera. El Barcelona se aupó con el título y dejó más nombres para el futuro, al igual que su rival y muchos otros equipos que disputaron la primera edición de la UEFA Youth League, que ya se espera que regrese el año que viene con nuevas promesas.

BENFICA: Graça; Ramos, Nunes, Alfaiate (83’, Gomes), Rebocho; Estrela, Gilson Costa (64’, Pereira); Nuno Santo, Rochinha, Guedes; y Romario Baldé.

BARCELONA: Ondoa; Godswill, Riera, Tarín, Quintillà; J. Ortega; Kaptoum (89’, Ebwelle), Enguene (72’, Ros); Adama, Munir (92’, Rolón) y Moha.

GOLES: Tarín, 8’, 0-1. Munir, 33’, 0-2. Munir, 87’, 0-3.

Anuncios

Publicado el abril 14, 2014 en Campeonatos, Inicio, UEFA Youth League y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: