La opción explosiva | Sub-19

Cristo_301115

Hay un salto reflejo mental hacia atrás entre las arrancadas vertiginosas de Cristo González ante Portugal, en el amistoso de Ceuta, y las acciones de largo recorrido con las que Marco Asensio dictaminó la semifinal del europeo ante Francia.  Son acciones de desenlace, un recurso que habla de las capacidades de los jugadores, que posicionalmente parten de lugares diferentes, pero que poseen ese añadido que también les hace ser impredecibles. Ese rol tan exclusivo que aplicó Asensio de manera efectiva –la acción individual poco o nada se prepara en el trabajo en grupo. Son momentos. El avance en este apartado colectivo todavía no se ha acercado a integrar equitativamente esas situaciones a otras– se valora a veces con recelo, pero también debe ser un ítem para empezar a construir un equipo de largo recorrido.  Cristo lo posee, a su manera, pero también Mikel Oyarzabal o Javi Ontiveros, por ejemplo. | Foto: ELDIARIO.es

Cristo González es un delantero con unas características especiales. También mostraba un transitar diferente por el campo Ayoze Pérez en la temporada de su explosión en Segunda, la última gran aparición en el Tenerife. Sin embargo, son delanteros diferentes. Ayoze tiene buena técnica y definición, con esa chispa especial para el desmarque. En cambio, la primera diferencia de Cristo aparece desde lo primario, con el balón en sus pies, el diestro, mayoritariamente. Y hay un contraste bastante grande si observamos también a Mayoral y sus cualidades de auténtico delantero moderno. La movilidad constante del madrileño frente a la querencia del canario por recibir primero al pie.

Este punta, como una metáfora de delantero con alma de mediapunta o interior, se enfundó la ocho en su debut con la selección.  Porque de lo primero que se fía, y está muy convencido, es de su técnica. Ante Portugal, hace ya tres meses, su capacidad de improvisación y arrancada sorprendió a los que lo pudieron ver. Para muchos era la primera ocasión, y aunque se tratase de un amistoso, no hay que desmerecer lo que hizo, pero tampoco excederse.

La cita de Portugal, a tener en cuenta

Provocó dudas y vislumbró vulnerabilidad defensiva ante un equipo que dejó muy buenas sensaciones en el Europeo Sub-17 de Malta en 2014. Una selección que, con una buena representación de jugadores de un Benfica que brilla en UEFA Youth League, habrá que tener en cuenta a lo largo de este curso. Fueron solo 45 minutos, pero de demostración de jerarquía en un día de estreno, frente a un rival importante y junto a compañeros con los que nunca había compartido vestuario. Le faltó el gol, algo parecido a lo que le está sucediendo esta temporada.

En la Segunda División siempre ha estado caro sumar anotaciones. Ante Osasuna, en la Jornada 10, volvió a sacar su repertorio hasta hoy esencial. Tiró de esa parada y arranque, con mucha imaginación para salir con unos primeros quiebros y poner a punto su velocidad. Cayó alguna vez a los costados o hacia atrás para recibir. Y aunque prefiere iniciar la acción con balón al pie, tampoco se le propuso el juego al espacio. Uno de sus méritos, y por eso fue aplaudido cuando fue sustituido, fue arrancar suspiros o provocar silencios cuando la pelota llegaba a sus pies y se intuía que algo podía suceder.

Ruptura con balón

La versión de los que equipos ofensivos que aglutinan posesión debe contar con algún elemento desestabilizante, que cambie el ritmo. Una vez encontrada esa pieza, y apreciando sus particularidades, toca seguir compensando la zona de ataque. Es cierto que en la anterior generación eran Alfonso Pedraza y Borja Mayoral los encargados de las rupturas, pero en cuanto a rupturas con balón, las que más resaltaron fueron las de Asensio.

Curiosamente, y a pesar de las buenas sensaciones que dejó en Ceuta, Cristo no ha sido citado para las últimas jornadas de entrenamientos efectuadas en Las Rozas. En algunas de estas sesiones sí han estado Javi Ontiveros y Mikel Oyarzábal –debutantes en Primera en las últimas jornadas y habituales en el trabajo diario de sus primeros equipos, Málaga y Real Sociedad–, dos jugadores capacitados para poner vértigo también a las acciones en los últimos metros. Han jugado en banda, sobre todo Ontiveros, una posición para la que el atacante del Tenerife, en un supuesto 1-4-3-3, podría estar habilitado, gracias a su capacidad de desborde.

Otro delantero habituado a jugar en el costado es Sergi Canós. Ha sido citado por Luis de la Fuente para un par de concentraciones pero no ha podido acudir. El Brentford, club en el que se encuentra cedido por el Liverpool, valora mucho sus prestaciones y de momento no le ha permitido viajar hasta Las Rozas para que esté centrado únicamente en el trabajo de club –la Championship League cuenta con 24 equipos, por lo que además de la igualdad predominante el calendario es apretado– . Canós es un delantero potente, vertical que se siente cómodo buscando el uno contra uno. En su época del Barcelona se destacaba como uno de los jugadores más desequilibrantes de su edad. El trasladarse a otro país ha provocado en su caso un periodo de cierto “ostracismo” para los ojos del panorama futbolístico local. Posiblemente vivía en edad cadete lo que hoy viven, todavía siendo juveniles, Ontiveros, Oyarzabal y, por supuesto, Cristo González. Todos ellos son algunos nombres.

 

 

Anuncios

Publicado el noviembre 30, 2015 en Inicio, Selecciones, Sub-19 y etiquetado en , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: