Tras el 1-3 | Sub-21

Sub21_301115

Seguramente, la tendencia cuando se enfrentan dos plantillas con un buen número de jugadores dotados es hacia la igualdad. Porque esa gran diferencia que se observó hasta el primer tanto de Croacia debía encontrar un punto de inflexión, un giro en el desarrollo para que el resultado se acabara cerrando. Y tal vez eso fue lo mejor, porque así se pudo ver todo lo que se hizo bien hasta ese instante y todo, que es lo que nos ocupa, lo que se dejó de hacer después. | Foto: DATA.GLASISTRE.hr

Para empezar, que la Sub-21 hubiese plasmado una diferencia tan grande en el marcador hasta ese momento ante un rival potente (0-3) se debió a la solidaridad y generosidad de un buen puñado de individualidades en la ejecución de una presión coordinada y avanzada. Mientras esta se llevó a cabo, las individualidades croatas no pudieron enlazar prácticamente y todo fue mucho más ágil y fluido para los pupilos de Celades, sobre todo en los últimos metros.

Sin embargo, todo ese esfuerzo comenzó a menguar de forma natural por el cansancio físico y psicológico. Se evidenció y quedó claramente marcada la frontera de los dos partidos que jugó el equipo tras el gol de Pasalic. Las jóvenes figuras de Croacia se tiraron a tumba abierta cuando recibían el balón y sin nada que perder, y con una reducción de convicción de los españoles, que se representaba en el verde con un desequilibrio posicional, el escenario cambió.

La pared de Kovacic

Hay una acción que muestra mejor que ninguna otra ese giro, y es la buena acción individual de Kovacic para provocar el penalti y expulsión de Meré. El joven centrocampista arranca desde su propio campo tirando una pared, con prácticamente toda la medular de la selección basculada hacia la izquierda. En cuanto sale del tuya- mía, se encuentra con un buen tramo de campo libre para para correr o decidir qué hacer. La Sub-21, todavía en superioridad numérica, no tiene a nadie cubriendo esa zona. Ese desequilibrio evidente fue la antesala del segundo gol croata y algo que se podía haber corregido entendiendo que de forma natural el equipo iba a perder capacidad de correr sin balón para cerrar espacios.

Ya se sabía que Croacia contaba con individualidades, antes de jugarse el encuentro. La duda era ver cómo Nenad Gracan las ordenaba y daba una salida conjunta y coherente. La realidad plasmó un equipo incómodo para desplegarse por el campo, algo muy claro en el tramo en el que España plasmó el parcial de 0-3 con una magnífica presión y agilidad de balón. La Sub-21 de Celades cuenta seguramente con una plantilla más amplia para mostrar un juego integral de ataque.

El siguiente encuentro de la fase de clasificación volverá a enfrentar a estos dos buenos equipos en suelo español. Gracan sabe que tiene piezas que con balón pueden hacer dudar a sus rivales. La clave será ver cómo plantea el partido para que su colectivo no se vea tan reducido como en los primeros 60 minutos ante España. El reto para Celades y los suyos será intentar alargar durante más tiempo esa superioridad que se vio en esos primeros tres cuartos del encuentro en Rijeka.

Anuncios

Publicado el noviembre 30, 2015 en Inicio, Selecciones, Sub-21 y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: