Sublimar el gol; cuidar la elaboración | Torneo Desarrollo UEFA Sub-16

sub16_150217

La lista más joven de la federación que irrumpe en el panorama internacional está marcada claramente por la riqueza del potencial y las virtudes que ya asoman de sus atacantes. Un equipo que en apariencia, antes de saltar ante Italia, Inglaterra y Finlandia, se inclina sobre el terreno de juego claramente hacia arriba y que no encuentra precedentes cercanos en otras generaciones en cuanto a esa preeminencia de cara a gol. El reto, en este incipiente paso, es indudablemente equilibrar el equipo, aunque pueda poseer gran efectividad anotadora.

Pivota, desequilibra, define. Alarga la jugada si es preciso, frena el ritmo y es capaz de ser decisivo. Nabil Touaizi acaba de cambiar de equipo, pero es el atacante más veterano de una jovencísima  selección que acumula virtudes en edad cadete cerca del área. Este murciano de origen marroquí ya fue requerido para entrenar con la generación del 2000 y ahora lidera una prometedora zona de vanguardia. Estamos ante un tipo de punta muy creativo, pero que igualmente tiene una relación especial con la portería. Además, gracias a su envergadura y buena zancada completa un repertorio de juego que posibilita su acople a diversas posiciones. Este rico catálogo que presenta Nabil, es la característica que centra los rasgos de una zona de vanguardia que concretamos en los seis atacantes con relación más natural con la portería, de un grupo que disputa el Torneo Desarrollo UEFA Sub-16 de Inglaterra.

En una muestra de seis chicos, puede que de alguna forma Sergio Camello sea el extremo contrario a Nabil. No tanto posicionalmente –porque seguramente, con características diferentes, también cuente con los matices más propios para ocupar la punta–, sino en cuanto a movimientos, más específicos en el jugador del Atlético de Madrid para ir al espacio. Sin duda es el atacante que menos necesita el balón y que vive más de su dinamismo sin éste. Es el nueve menos heterodoxo, aunque también puede adaptarse a otros roles, de ahí su progresión junto a jugadores de ataque de importante buen desequilibrio en su club, como Cédric, Mollejo o Quintana.

Quizás, en paralelo a estos últimos rasgos de Camello, el atacante más indescifrable sea Álex Baena. En su club ha jugado de punta, de segundo punta, en banda, de interior, etc… Es un jugador de acciones rápidas, menudo y elástico. El almeriense posee un trato poco ortodoxo con el balón. Y que su relación con el balón sea poco académica, lírica o identificativa no quiere decir que su rendimiento sea proporcional a ella, de ahí su inconcreción descriptiva. Actualmente juega en el Juvenil B del Villarreal y sus números de cara a puerta van aumentado, lo que habla sobre todo de su capacidad y frecuencia de acción. En lo técnico es impredecible, porque no asegura una precisión alta, que compensa a día de hoy holgadamente con su gran participación en los movimientos de ataque.

Víctor Mollejo es la calle de este equipo. Capaz de inmiscuirse en cualquier situación del juego de ataque, con y sin balón. El atlético es zurdo, hábil, elástico, resistente y fuerte. También arma rápido la pierna. Con facilidad para adaptarse a partidos de ritmo alto. Siempre al acecho. Posiblemente sea uno de los elegidos por el seleccionador para servir de enlace entre líneas y posible que parta desde algún costado, aunque luego pueda abarcar todo el frente de ataque. Tampoco es un jugador demasiado académico, aunque a veces se distraiga con alardes técnicos que pueden disfrazar sus auténticas características de amenaza ofensiva y vertical.

De un zurdo a otro, aparentemente menos veloz y con menos radio de acción que los otros. Roberto González Bayón, “Róber,  sería un punta disfrazado de interior o un interior colocado en la punta. El extremeño del Betis es un jugador técnicamente de altura, con una gran inteligencia para caer a los costados, aguantar el balón, buscar apoyos o finalizar con una buena diagonal. Posee un gran disparo e imaginación para resolver. Róber tiene esa amalgama de virtudes técnicas que eleva aún más la capacidad ofensiva de un equipo que está por debutar internacionalmente, algo que supone siempre una incógnita –y a la que en este informe no se sumarán por razones posicionales (algo que como se ve es subjetivo) dos jugadores que partirán más atrasados en campo, como Antonio Cantón o Bryan Gil, un interior de envergadura, manejo y gran llegada; y un extremo zurdo, ligero, muy hábil e insistente. Los dos también están en la lista–.

Pablo Moreno es junto a Nabil el atacante más visual y detectable, desde su técnica, de este sexteto. Pulcro en el manejo del balón. Desde muy joven su talento fue transmitido de boca en boca desde su Granada natal hacia toda Andalucía, hasta que llegó a oídos de los grandes clubes (pertenece al Barcelona). Desequilibrio y gol. Su nombre creció entre las redes de captación a la vez que la moda del falso nueve. Porque en apariencia era un segundo punta, aunque desde temprana edad se acostumbró a jugar en el vértice alto. Tirando de mucha naturalidad, estamos ante un nueve que se mueve excepcionalmente bien de espaldas. Tiene estabilidad y anchura, mucha fortaleza, cae bien a los costados y si se gira puede realizar el eslalon de los excelsos mediapuntas con gran recorrido. De cara al gol, que es lo que en definitiva certifica todo, Pablo Moreno es frío y muy preciso (el año pasado alcanzo cifras casi irrepetibles).  Al tratarse de un atacante un año menor (2002), podemos decir que es la guinda de esta joven Sub-16.

Talento hay, incluso es hasta desbordante para la parcela más alta. Por esa razón valía la pena centrarse en los rasgos de los que pueden ser los jugadores más ofensivos de la lista. Porque con estas características tan especiales y redundantes la tendencia del juego puede ser la de verticalizar y desordenar un estilo que en apariencia está arraigado. Los chicos están en edad de progresar y aprender, sin que haya grandes focos encima. Sería interesante poder ver cuál es la puesta en escena del equipo (teniendo en cuenta cuál es la primera elección de los técnicos), qué equilibrio es capaz de alcanzar. Está visto que si el balón llega de manera regular y en buena disposición a la parte de arriba este grupo puede ser un tormento para su rival, pero ya sabemos que por muy buena que sea, este juego no cuenta solo con una fase.

Anuncios

Publicado el febrero 15, 2017 en Informes, Inicio, Selecciones, Sub-16, Uncategorized y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: