Maneras de la UD

La amplitud del verde del Estadio Los Arcos de Orihuela nos posibilitó ver el despliegue de la UD en una versión realmente diáfana. Es cierto que fue la primera vez que se dejó puntos, pero también los es que tuvo ocasiones de sobra para haberse llevado el partido. Y mostró de manera aparentemente reposada algunas de sus acciones recurrentes de ataque. Jugó sin ansiedad, aunque de cara a puerta fallara acciones claras. Simplemente faltó definición.

Manu Molina

Ya hemos señalado alguna vez que elegir a Manu Molina como pivote, un futbolista ligero, con cuerpo de fondista, todo lo contrario a la tipología de mediocentro voluminoso, es una clara muestra de intenciones y de confianza de Carcedo. El equipo no ha sufrido de manera evidente en ningún partido este hecho. En la mayoría de los encuentros, en su tramo principal, esa posición y rol ha estado claro, sin duda. Y es que es muy difícil ver jugar a Javi Pérez en paralelo con él. No, el de Cabanillas del Campo actúa de atacante que a veces se descuelga al medio, no es mediocentro. Carcedo sí da la responsabilidad de la conducción al manchego, para romper líneas, pero el dueño del “jugar a un toque” es el onubense. Y ahí radica el secreto de ese posicionamiento. Molina sale de la presión con un tac. Si otros muy conocidos tenían el recurso habitual del giro para cambiar de plano o romper línea, él alcanza el mismo objetivo con un pase a izquierda o derecha.  ¿Es el primer responsable de la agilidad del juego de la UD? Depende. Porque también es cierto que en algunas jugadas le vemos avanzar la posición de manera descarada, no tanto para combina, sino para dejar espacio a la subida del central. Otra manera de dar fluidez. Rubén hizo varías de estas acciones ante el Alcoyano. Y conectó con acierto para crear incertidumbre en la atención rival.

Elegidos para las rupturas

Si Javi Pérez busca diagonales, o cualquier tipo de movimiento hacia el área, lo más llamativo es el caso de Fran Grima. No hace falta contabilizar las veces que entró al área en progresiones de su equipo desde atrás, y además entrando por el pasillo central. Hemos visto técnicos que metían los laterales por dentro para hacer superioridad en el mediocampo. Sin duda, en este caso, Carcedo apuesta por la fuerza de Grima para ganar sitio en el área y poder hacer gol. Y estuvo a punto de dar la victoria a su equipo al final tras otra buena acción en banda de Ilyas Chaira.

Detalles y detalles de un equipo que nos muestra su flexibilidad sobre un telar que sigue pareciendo tenso, sólido. Pero también están los momentos de los jugadores. Así como a Davo le faltó el atino final, después de mostrarse bastante desenvuelto durante todo el partido, Rodado, más dado al contacto y a las “correrías’’ menos académicas con los defensas (ese entrar y salir de zona), sigue buscando su espacio esta temporada. Tal vez él ya lo sepa, pero gracias a su buena actitud, siempre, y al nuevo entorno, ha llegado a sus 23 años otro punto de inflexión en su carrera. Tiene una buena competición en casa con tres delanteros diferentes y de nivel. Tres tipos con hambre, con otros rasgos, que crean una competición sana e interna. Una nueva situación para él que deja la sensación que si se alimenta convenientemente de ella, el mallorquín puede dar otro salto de nivel. Ahora da la sensación de que las acciones las resuelven con más simpleza sus compañeros de zona. Tal vez por ahí le estén sacando ventaja, pero el mallorquín tiene dos y tres años menos, e insisto, un escenario mejor que en las temporadas pasadas para crecer.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s