De Moi, Kubo, Yéremi i demás

Hace más que un par de meses, Javier Sillés, un tipo al que apetece leer en As y que tuvo cierta resonancia en redes por eso, y porque no las tiene, escribía así sobre Kubo y Moi Gómez:

-Al servicio del colectivo

La calidad es un tópico desgastado en algunos contextos. Se puede tener todo el talento del mundo, pero por razones tácticas no disponer de un lugar fijo en el once. Le sucede a Kubo en el Villarreal. Tan evidente resulta que se trata de un jugador diferente como que va a tener complicado hacerse con la titularidad. Ni la lesión de Gerard Moreno le dio una alternativa de la que sí se benefició Chukwueze. El que solo conozca al Villarreal de lejos no entenderá la situación del japonés. En las últimas fechas hay quienes se sirven de un argumento discutible. Viene a decir lo siguiente: “Kubo nunca puede ser suplente de Moi Gómez”. Esta premisa no tiene en cuenta el rendimiento de Moi como cuarto centrocampista. Partiendo de la izquierda, se ofrece en zonas interiores y apuntala la superioridad con balón del Villarreal como se constató contra el Valencia. Se entiende con Parejo (45 pases intercambiados), deja la pista libre para Pedraza, trabaja como pocos (diez robos) y siempre aporta en el último tercio del campo (tres ocasiones creadas). El techo de Moi Gómez no es el de Kubo, pero ahora mismo es más válido para lo que pretende Emery.

Cuando Sillés escribió esto aún no se conocía la más que posible marcha del japonés a Getafe, pero sí que se sabía que Moi Gómez, formado en la cantera del Villarreal, había pasado antes por diferentes equipos cedido. El primero, casualmente, el Getafe. Después, Huesca y Sporting de Gijón. Moi ha sido una de las mayores promesas del Villarreal de la década pasada. Pero como ocurre con tantos y tantos jóvenes, esa luz aparentemente constante, donde transluce el talento, se va atenuando por diferentes motivos. Y a veces hay incluso apagones. Moi se hizo un tipo productivo y en esa fase donde uno se va olvidando de aquellos que al principio irrumpen con fuerza, el Villarreal entendió que ya se había curtido y que le tocaba volver.

Moi no es el contrincante de Kubo. Pueden jugar en zonas similares, pero no tiene por qué ser la misma. Y tampoco se trata de algo posicional. Si acaso, los “rivales” del jugador cedido por el Madrid serían Yéremi o Baena: un año más joven el canario y de la misma edad el almeriense. No es una disputa de talento. Sin duda, Kubo ha sido uno muy reclamado y difundido a nivel Mundial. Los tres tienen calidades diferentes y complementarias. La diferencia es que dos pertenecen al club y uno no. Y a día de hoy el rendimiento que puedan dar unos y otros, más allá de esa actuación acertada de Yéremi o aquel otro buen partido de Baena, no dista tanto, lo que sí está claro es quien es la propiedad de uno y otro.

Cuestión de planificación

Así que es la planificación lo que ha provocado la situación actual. Y eso sólo lo podrán explicar los protagonistas. Porque no sé si Unai Emery contaba con la irrupción de Yéremi, sobre todo –en el filial estaba marcando diferencias: que se lo pregunten a la Peña Deportiva en el amistoso que jugó allí–. Y si ya está Samuel Chukwueze para jugar a pierna cambiada, que sólo tiene dos años más que el nipón, más la irrupción de los canteranos, poco espacio queda para un jugador cedido que probablemente no haya demostrado en los entrenamientos nada más, aparte de que estamos ante un talento claro al que le hace falta jugar. En definitiva, que no es un jugador decisivo aún, al menos como para imponerse a otros buenos talentos que hay allí y que además sí son patrimonio del club, y que éste siempre va a querer amortizar antes.

Dicho esto, no es fácil acertar con una cesión. Lo fácil es pensar que un Eibar le hubiese ido bien: Silva, Inui, Bryan Gil, Pozo, etc… Pero igualmente desconozco cuál es su mentalidad en los entrenamientos y como gestiona las decisiones de los técnicos. Así que nos vale de ejemplo lo que pudo haber vivido Moi, desde que se marchó a los 21 años para volver a los 25, con tres clubes por el medio, para hacernos una idea de que siempre hay que recorrer un camino antes de demostrar lo que realmente se puede llegar a valer.

Foto portada: EFE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s