Un combate entre dos lecturas

¿Cuántos partidos ha perdido la Peña Deportiva en los que, como mínimo, debería haber sacado un punto? Seguramente todos en los que acabó cayendo. Si se hace un repaso mental rápido de lo sucedido en el Rico Pérez; en Orihuela; en casa ante el Alcoyano; y el pasado miércoles en la Ciudad Deportiva del Villarreal, en ninguno de esos encuentros la Peña fue inferior. Ni en juego ni en ocasiones.

El ímpetu y la energía, el ir e ir, se mantiene, y empiezan a aflorar con cierta continuidad la conducciones de un jugador técnicamente de otra categoría como es Colau. Y cada vez se suman más ocasiones. Así fue ante el Atzeneta, también ante el Valladolid y frente al filial del Villarreal. En este último partido el equipo tuvo momentos buenos y visuales de presión avanzada en bloque. Consiguieron desarbolar la salida de balón de los jugadores de Miguel Álvarez. En esas interrupciones también consiguieron finalizar la acción. Algún buen tiro de Colau; algún centro peligroso desde el costado. Fue positivo ver también a Miguelete probar desde fuera del área. El joven atacante siempre va a la disputa, a la pelea, pero necesita quitarle algo de crispación a su juego y encontrar mejor los espacios libres. Tiene la implicación y, algo lógico a los 19 años, para un delantero de nervio, le falta la pausa.

Siempre es importante que el jugador sea consciente de que ha encontrado una dinámica positiva en cuanto al juego y que compromete al rival. Es cierto que la tendencia de los resultados no es buena. Y que según avanzan los minutos durante el partido hay algún desajuste que les condena para el desenlace del mismo. Por eso la mentalidad es importante, para saber desde qué punto se arranca al día siguiente. Porque está el resultado y está el juego. Durante el proceso de desarrollo de un equipo a lo largo de los meses, el trabajo hacia la siguiente jornada es un combate entre esas dos lecturas: la frustración de la derrota o la interpretación positiva de lo que ha sido capaz de generar. Y a la larga triunfo siempre estará más cerca de aquel que fije el marcador del último partido en las cosas buenas que ha hecho su equipo. Pero hay que verlas.

A estas alturas de la competición, con 24 puntos por jugarse para la Peña, en la misma posición que su próximo rival, el Valencia Mestalla, que ocupa la zona de play off que no disputaría la salvación, que los jugadores sean conscientes de que hay una base de juego asimilada y que hay una versión positiva que se ve en los partidos es decisivo para no dudar. Ese anclaje en la idea y en lo que hacen; tener o no tener conciencia de ello es el comienzo de todo y la clave en la continuidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s