UD Ibiza-Orihuela: más rápido y con más gente

Juan Carlos Carcedo reconocía al final del partido que le había sorprendido la disposición del Orihuela, con una presión más avanzada de la que normalmente lleva a cabo. Solano era el punta de los alicantinos y Chechu, ese veterano que ha sido un incordio en las cuatro jornadas de liga en que se ha enfrentado a los dos equipos ibicencos, flotaba por cualquier zona de ataque y también participaba de esa primera avanzadilla que pretendía incomodar la salida del Ibiza. Puede que muchos se pregunten por qué se insiste tanto en la salida de balón: ¿será una moda? Lo cierto es que, para el que pretende interpretar el juego, es el punto de partida del que ir desenrollando el ovillo o desplegando la película de los hechos.

El de esta última jornada ha sido un visionado muy accidentado. Gerard Albaladejo, técnico del Orihuela, decía en rueda de prensa que o presionaba a la UD arriba o todo iba a ser mucho más difícil de que lo que finalmente han padecido. No han sido grandes triangulaciones lo que han sufrido. La lluvia hizo acto de presencia durante buena parte del encuentro con bastante intensidad. Eso quita precisión a aquel que pretende llevar la iniciativa, porque primero ha de desentrañar el dispositivo que ha colocado el rival, antes de dotarle fluidez y profundidad al juego. En este punto, Javi Pérez intentó acompañar a Molina siempre que pudo en la salida, pero entre la falta de espacios y la imprecisión, ha sido un día algo aciago para el 14 celeste, que tan buenas acciones no está dejando esta temporada en la medular, a la hora de romper hacia arriba. Hoy, a falta de ese juego interior, ha dejado de nuevo su impronta con su capacidad de llegada, bien trabajada por Carcedo, al final del partido.

Fran Grima y Kike López volvían a hacer pareja en la banda derecha. El duo que tan buenas sensaciones ha dejado esta temporada, por su dinamismo, premeditación y vocación de ir hacia arriba, no jugaba de inicio desde el 24 de enero en La Nucía. Casi siempre que la pelota llegaba rápido a ese costado, algo que no quería el Orihuela e intentaba atajar de inicio, había un buen número de probabilidades de que la jugada acabara en centro al área. Curiosamente, aunque el ataque se volcaba por ahí, el primero gol del Ibiza vino desde la banda contraria, en un centro de segundas que conectó bien Ángel Rodado. En la primera parte, el Orihuela pudo mandar también algún balón lateral al área, la diferencia, eso sí, es que cuando lo hacían los locales, acumulaban mucha más gente en el remate. Dinamismo, velocidad para trasladar en bloque y valentía para generar automatismos que empujen a más jugadores hacia arriba son claves en la UD para sacar réditos.

Lo mejor de los celeste llegó en el primer tramo de 15-20 minutos de la reanudación. Un mayor control de balón y de basculación ágil que no se tradujeron en un segundo gol, y que hicieron más visible la incapacidad del Orihuela de igualar ese ritmo que pueden alcanzar, más en otros tramos de la temporada, los dirigidos por Carcedo. Llegaron los cambios, y cuando Javi Lara y Sergio Castel llevaban algunos minutos en campo, la UD empezó acumular mala elección en el pase y la ventaja mínima supuso una presión que impedía actuar de manera más desahogada. Llegó el desorden de nuevo y la inercia de juntarse atrás para defender el resultado. Sólo esa otra tendencia de la temporada que dice que el Ibiza tiene algo más que los demás hizo que la balanza se rompiera de nuevo de su lado. Pero casi nada es casual. Era el minuto 93 y llegaron al área contraria cinco hombres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s