Previa UD Ibiza-Andorra: las aristas de la presión

Queda tan poco, que ya cualquier minuto es una pista para el rival de la esperada cita de finales de mayo. La UD Ibiza se está acostumbrando a padecer la agresividad en la presión de sus rivales e intentar salir airosa de ella. En las tres jornadas disputadas de la segunda fase, Andorra, Barça B y Nàstic le incomodaron mucho la salida de balón e insistieron mucho en la banda izquierda, interpretando que por el lado de Morillas podrían hacer daño y encontrar más descolocado al equipo. Las acciones de los goles de Andorra y Barça B vinieron en parte inclinadas desde ese costado.

La experiencia que te da con balón el lateral murciano es una razón importante para que sea un fijo. Marca bien los tiempos y su recorrido no es tan amplio como el de Grima en la banda contraria. No porque no tenga zancada, sino porque la composición de las dos bandas, con jugadores de diferentes perfiles, ha hecho que Carcedo le dé un rol más estático, dependiente del control y pase, al pasillo de Morillas y Lara. Es por eso que, por ejemplo, el Nàstic invitó a salir, a avanzar, cuando cerraba en bloque medio, por el lado del murciano, entendiendo que si provocaban una pérdida, más le iba a costar correr hacia atrás al celeste.

Son sólo detalles, que sí que marcaron el último encuentro, pero que ayudan a entender por qué todo a partir de ahora va a ser más que nunca cuestión de vigilar cada paso. No este domingo o los dos siguientes, ya se sabe, pero sí para un cita que carga ya con la ilusión de muchos aficionados locales. Porque todo se está volviendo más calculado. El equipo aparenta no mostrar una gran soltura, pero a la vez mide más que nunca sus gestos. Se apoya en el oficio y la estructura. Parece menos elástico, pero va encontrando sus vías de escape. Con cuentagotas, pensará alguno. Se mide en la presión, esa palabra que en este juego tiene diferentes aristas, una de ellas a medio camino entre la ansiedad y la ilusión.

La seguridad con balón

Realmente, este ahora no es un momento sencillo para el que inicia una temporada con un estudio meticuloso del material con el que cuenta y pretende aplicar unas herramientas para que el equipo crezca, se desarrolle. Esa fase ya la vivimos y la temporada se ha hecho tan corta que ahora ya se habita en el inevitable estado emocional al que te obliga el formato. El equipo ya va a ser primero y la obsesión por no errar el día clave es virtud y enemigo a la vez. Pero hay una cosa que nunca cambia, sean como sean lo torneos y pasen los años, la sensación de estar seguro con el balón, de superar la presión del rival con precisión e ir ganando confianza, puede enfrentarlo todo. Si en las tres primeras jornadas ese fue el mayor problema que le opusieron sus rivales del Subgrupo 3A, ahora, con el antepenúltimo objetivo alcanzado, debe ser un regalo para fortalecer convicciones. El Andorra se juega mañana su temporada y la UD lo debe aprovechar para incrementar su vigencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s