Espanyol B-Peña o Peña-Espanyol B

Ni siquiera hoy es momento de euforias. Y es cierto que la Segunda RFEF ya no será exactamente el mismo nivel que la casi extinta Segunda B, pero en esencia sí lo será (cuatro grupos de unos veinte equipos de todo el estado). En el año de los coeficientes que no sabemos si volveremos a ver, a falta de tres partidos, la Peña Deportiva cuenta con uno de 1,48, el mismo que el Hércules, segundo clasificado del Grupo 3D, en una posición que da acceso a la Primera RFEF. Unos datos entre curiosos y llamativos que para Raúl Casañ tampoco han significado una gran celebración, ni tampoco la frustración que otros puedan sentir. En la previa de otro nuevo partido ante el Espanyol B, ha agradecido a la plantilla y al cuerpo técnico el esfuerzo, pero ha insistido en acabar bien lo que queda de temporada. Su futuro en el equipo, ha insistido, dependerá del proyecto que plantee la directiva.

Un verano libre

Este epílogo sería un buen punto de partida para hacer una reseña despojada de toda emotividad y reconocimiento al logro alcanzado. Casañ ha vuelto a insistir en la calidad y juventud del rival blanquiazul, con el que una vez más se las verán el próximo domingo. Y realmente ya no es tan fácil ver a un equipo que apuesta en el centro por jugadores del estilo de Gil, Villahermosa y Gori, del 2000, 2001 y 2002. Tipos que necesitan aglutinar mucho balón y que viven en el amague para salir por el lado contrario. Sabiendo eso como lo sabía el técnico, no creo que le agradara mucho que en la primera parte pudieran filtrar tantos balones a la espalda de la medular peñista. Pero es normal que los jugadores de Casañ vivieran el encuentro con la ansiedad del joven alumno en el último día de curso y con un verano libre de estudios ante sus ojos.

La Peña mostró de nuevo, posicionalmente, algunos defectos del ida y vuelta ante el Hospitalet el domingo anterior, y el Espanyol el talento de un buen puñado de sus jugadores. Tampoco con balón tuvieron gran continuidad y amenaza los de Santa Eulària. Mantuvieron la tensión en los duelos, una seña de este equipo, y el tramo final fue un dejar pasar los minutos.

Y el tiempo transcurre entre proyectos olvidados y más o menos recordados. Y es el día a día con el que uno trata de alimentarse para no tener tantos pensamientos reflejos de aquello que pudo haber sido y no fue. No se trata de aquel punto que no se sumó o de aquella derrota inmerecida, se trata del camino y de esa parada ocasional en el borde del mismo para echar la vista atrás y preguntarse qué se obtuvo de aquella decisión y qué no se consiguió por aquello en lo que no se insistió. Dejémoslo. Y pongamos la mirada en la clasificación y su coeficiente, entre puntos conseguidos en tantos partidos, ese que no sabemos si volverá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s